Alex Saab, el supuesto testaferro de Nicolás Maduro sancionado por EE.UU

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

El empresario colombiano Alex Saab, sancionado este jueves por Estados Unidos por utilizar el programa de los CLAP para lucrarse, está acusado de ser el testaferro de Nicolás Maduro.

Saab, de ascendencia libanesa y nacido hace 47 años en la ciudad caribeña de Barranquilla, está relacionado con varias empresas, entre ellas la Group Grand Limited que está acusada de vender alimentos a precios subsidiados al régimen de Maduro, para distribuir en barrios de escaso poder adquisitivo.

Con el programa conocido como CLAP, el empresario colombiano y tres hijastros de Maduro se lucraron con cientos de millones de dólares y es por esa razón que desde ahora verán congelados todos los activos o bienes inmuebles que puedan tener en Estados Unidos.

Pese a que se mantuvo como un empresario de bajo perfil y sin mucha relevancia en Colombia, el nombre de Saab apareció en los medios cuando en 2017 la fiscal en el exilio Luisa Ortega lo acusó de ser uno de los testaferros de Maduro.

Sin embargo, la denuncia inicial la hizo el portal dedicado al periodismo de investigación Armando.info que señaló, meses antes, que Saab, al parecer, formaba parte de una red de lavado de activos que obtuvo millonarios recursos por la exportación ficticia de alimentos a Venezuela.

El medio venezolano también reveló que en 2011 Saab firmó un contrato con el gobierno de Hugo Chávez para proveer casas prefabricadas para el plan Misión Vivienda. Ante esta situación, Saab demandó a los periodistas del portal por el presunto delito de difamación e injuria, lo que los obligó a huir de Venezuela luego de ser amenazados y su información personal divulgada en las redes sociales, denunció la Sociedad Interamericana de Prensa.

Desde entonces, el paradero de Saab es un misterio y es buscado por las autoridades de Colombia que lo acusan de los delitos de lavado de activos, concierto para delinquir, enriquecimiento ilícito, exportaciones e importaciones ficticias y estafa agravada por haber realizado compras internacionales ilícitas con la empresa Shatex.

Esa compañía, creada en 1998 y liquidada en 2016, estaba dedicada a las exportaciones e importaciones de diferentes productos, entre ellos prendas de ropa que vendían a Venezuela.

Agencias