“Mi hijo se quiere matar”: el testimonio de la madre del joven al que dejó sin ojos la policía de Venezuela

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

“Mi hijo ya no quiere vivir; le arruinaron la vida”, dice al teléfono Adriana Parada en comunicación con BBC NEWS.

Su hijo, Rufo Antonio Chacón, de 16 años, se ha convertido en protagonista del día en Venezuela como víctima de un nuevo episodio de aparente brutalidad policial.

El joven perdió los dos ojos durante una protesta por los perdigones que dispararon a bocajarro contra él unos agentes de policía.

Chacón participaba en una protesta por la falta de gas en su comunidad en el municipio Cárdenas, en el estado Táchira, fronterizo con Colombia.

El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, confirmó que el joven fue herido por perdigones disparados por funcionarios policiales que le causaron “gravísimas lesiones”.

La pesadilla de una madre

Adriana Parada presenció lo ocurrido con su hijo porque ella también estaba entre los vecinos que participaban en la protesta después de tres meses sin recibir suministro de gas.

“Tenemos hambre y estamos cansados de cocinar con leña”, asegura.

Así que, junto con Rufo y otro hijo suyo de 14 años, Parada se echó a la calle y participó en la protesta que bloqueó la carretera para exigir soluciones, algo que muchos hacen en Venezuela, ante los problemas crónicos de suministro energético.

Adriana lamenta que “desfiguraron” a su hijo. Cuenta que los médicos “tuvieron que dormirlo porque se quiere matar”.

“Es un estudiante que era feliz reparando teléfonos móviles y al que han arruinado su sueño de ser ingeniero informático”.

Guillermo D Olmo